Todos nuestros deportistas reciben tarea de entrenamiento básico para realizar en sus casas, cuestión que planteamos desde el inicio. 

Hoy está todo el mundo haciendo algo en casa, y subiéndolo a las redes, claro…

Este primer Capítulo vamos a hablar del Factor postural.

Todos los deportistas lamentablemente acarrean contracturas, tiene la musculatura acortada, y suelen terminar cada entrenamiento con algún dolor, que a veces persiste por días.

Tienen a su vez conflictos con el tiempo suficiente para la entrada en calor, pierden movilidad, etc, etc., y como consecuencia tienen un aumento en el tono muscular general, lo cual usualmente están duros y lo asumen como normal, que bajo la perspectiva de Puro Deporte no lo es

La musculatura postural trabaja todo el tiempo, y es el punto a desarrollar: ¿que entrenamos en una cuarentena?

En una situación de pandemia, parece una buena opción mantenerse vivo, y eso depende mucho del estado de nuestro sistema inmune, y cuan estresados estemos o no influye mucho sobre nuestro sistema de defensa.

A nuestros deportistas les venimos proponiendo entrenar unos minutos por hora desde hace un tiempo, o alternar una rutina con otras ocupaciones, como estudiar, como una manera de distribuir la carga diaria del entrenamiento, pero eso ahora toma mucho más sentido.

Nos vamos a  enfocar en dos cuestiones muy concretas, para no hacerlo largo: el estrés y el gasto metabólico.

Primero, laburar de modo intervalado a lo largo del día activará el transporte de ácidos grasos de las reservas de tejido graso, y entonces gastaré grasa para producir energía, tanto en el momento del ejercicio como en las pausas hasta el siguiente estímulo, desarrollando un metabolismo basicamente aeróbico a lo largo de todo el día, eso me llevará a hidratarme de manera regular y a distribuir las ingestas del mismo modo, un asunto importante cuando estamos todo el día en casa.

Y segundo, el ejercicio aumenta la secreción de hormonas de estrés (igual que estar encerrado) y lo que conseguimos con esta distribución de cargas es que aplanamos la curva de secreción de estas hormonas de estrés si los estímulos son de baja intensidad y seguidos de una pausa prolongada (por ejemplo, 10 minutos de ejercicio y luego 50 minutos de pausa hasta el siguiente estímulo). 

Igual que con el coronavirus, mantener chata la curva de estrés me permite regular el estado tónico, entonces ganaré recorridos articulares y tendré más amplitud de movimiento, etc., y si las intensidades son medias-bajas garantizo un metabolismo aeróbico y bajo mis reservas de tejido graso.

No es la fórmula de la felicidad, pero…

En resumen la rutina debe ser de 10-15 minutos por hora aproximadamente. Y cada uno lo regula en función de sus costumbres diarias, compartir el almuerzo con la familia, etc.

Un detalle importante, lo que está haciendo el sistema estatal de salud por nosotros…, ojalá que el mundo cambie luego de esto.

No cabe duda que la investigación en ciencia, entre ellas las médicas, nos salvará.

Por nuestra parte, hace años nos propusimos investigar en ciencias médicas, no solo aplicado a la Rehabilitación o al Rendimiento, sino a la prevención de lesiones.

Así como el rendimiento deportivo tal como está planteado hoy, no es sustentable.